Cómo ser buen camarero

El camarero profesional es apasionado en su trabajo

buen camareroLa persona que atiende de manera adecuada en un restaurante y es respetuoso, es porque sabe que su oficio depende de la fidelidad, de la confiabilidad y del buen trato que brinda a los clientes.

Es fundamental que el camarero sienta además un apasionamiento profundo por su labor, sus funciones y sus tareas, pues muchas veces el oficio requiere de sacrificios como estar trabajando mientras los demás gozan en días de festividad.

En esta profesión es muy necesaria la imaginación y la preparación, por ello ya muchos se están profesionalizando, porque saben que no es lo mismo trabajar por ganar un dinero que trabajar con las ganas y la entrega que tiene hacer algo que le gusta a la persona.

Tips y consejos para ser un buen camarero

  • El buen camarero es buen observador, estando alerta a cualquier detalle, grande o pequeño, dentro de la mesa de su cliente. Si falta líquido en algunos vasos, si faltan servilletas o se cae al piso un cubierto él debe estar atento para acudir inmediatamente. Una de sus principales funciones es que el cliente sienta que al pagar por su servicio no solo paga un plato de comida sino una atención de primera línea, un trabajo que no tendrá ningún tipo de reparos.
  • Una persona que desee ser buen camarero nunca deberá entrar en tratos de confianza con sus clientes, y esto referido a tuteo con su cliente. Incluso se piensa que, aunque tenga algún tipo de familiaridad con él, no por esto debe tomarse la licencia y tutearlo. Siempre debe conservar ese trato respetuoso. De igual manera se habla del respeto del cliente hacia su camarero: el tuteo está por fuera de esta relación.
  • En la tarea de llevar la cuenta a los clientes, el camarero debe presentársela solamente a la persona que se la solicitó.
  • Lo corriente y lo correcto cuando se presenten problemas con el cliente, es que el camarero acuda a un superior – el jefe o el dueño del negocio. No es necesario y tampoco es bien visto que el camarero entre en discusiones acaloradas con el cliente, es más saludable que el superior arregle cualquier problema y si es del caso, sugiera algunos cambios al camarero en cuanto a su servicio.

La imaginación y la agilidad en funciones y tareas

buena camareraSon varios los aspectos que el buen camarero tiene en cuenta de manera simultánea, por ello la preparación previa es muy relevante.
Además de hacer un buen trabajo, conoce y asimila el ritmo de los clientes: no acosa al momento de retirar los platos, siempre está presente en el momento indicado, hace sugerencias que valen la pena y conoce el lado de la mesa por donde retirará los platos.

A los clientes, de cierto tiempo hacia aquí, les gusta pedir más por menos. Ahí es donde entra la imaginación del camarero: ponerse en el lugar del cliente, saber qué es lo que realmente quiere, qué es lo que espera del servicio. La fidelización de un cliente se logra con un esfuerzo grande por parte de los camareros. En buena medida, el cliente regresa si el camarero tuvo éxito con su labor y cumplió sus funciones y tareas correctamente. Si además de esto el restaurante ofrece comida de primera línea, todo estará dado para que ambas partes queden satisfechas.

 

Continúe leyendo » Protocolo del camarero profesional